publicidad
14 de diciembre de 2012 • 08:25 AM • actualizado el 19 de noviembre de 2013 a las 01:23 PM

Chelsea se relaja en la previa de la final jugando bowling

El zaguero David Luiz muestra sus habilidades con una bola de boliche.
Foto: Daily Mail
 

El plantel de Chelsea aprovechó una “rara noche de descanso” en Japón, según cuenta la web oficial del club, para jugar al bowling. A dos días de la final ante Corinthians por la final del Mundial de Clubes, una nota publicada este viernes en el sitio de los Blues exhibe fotos de los futbolistas en plena práctica de esta actividad.
 
La web del Chelsea no especifica cuándo el actual campeón de Europa se reunió para jugar bowling, informando apenas que el encuentro se produjo esta semana. El técnico español Rafael Benítez también participó y explicó que prácticas de este tipo son importantes para mantener a los jugadores en actividad e impedir que se duerman antes del horario adecuado, ayudando a la adaptación al huso horario japonés.

Para jugar, los jugadores se dividieron en varios grupos. Los brasileños David Luiz, Ramires, Oscar y Lucas Piazon se enfrentaron entre sí, del mismo modo que sucedió con los españoles Fernando Torres, Juan Mata y Cezar Azpilicueta.

En un duelo inglés, el zaguero Gary Cahill se destacó con algunos strikes en el inicio, teniendo como rivales a Ryan Bertrand, Ross Turnbull, George Saville y Ashley Cole. “En nuestro grupo no importaba quién ganaba y sí quién perdía porque tendría que servir la cena, y este fue Ashley (Cole)”, afirmó Cahill, bromeando con su compañero. “Estaba esperándonos en el hotel, pero creo que es mejor como lateral izquierdo que como camarero”, completó entre risas.

Cahill formó la pareja de zaga titular del Chelsea con el serbio Branislav Ivanovic el último jueves, cuando el equipo inglés debutó en el Mundial venciendo por 3-1 al Monterrey, por la semifinal del torneo. “Obviamente estamos aquí preparándonos para los partidos, no de vacaciones, pero es bueno que haya una o dos horas afuera (del hotel)”, dijo el británico.

“Fue la única vez en la semana en que realmente salimos. El resto del tiempo estuvimos entrenando o jugando”, afirmó Cahill. “Fue divertido. En el hotel nosotros tenemos una sala donde podemos jugar algo de videojuegos o tenis de mesa, entonces no estamos simplemente sentados en nuestros cuartos”, finalizó.

Terra