Eliminatorias 2014

publicidad
22 de marzo de 2013 • 06:06 PM • actualizado a las 07:53 PM

España empata con Finlandia y compromete su cupo a Brasil

En un partido muy gris, la campeona del mundo y de Europa se dejó dos puntos que le pueden costar caro en sus aspiraciones de ir al Mundial de Brasil 2014.

Ramos marcó en su partido número 100, pero España no pudo pasar del empate 1-1 con Finlandia.
Foto: EFE en español

La selección española se estrelló contra un muro que plantó Finlandia en El Molinón, que derrumbó por minutos con un testarazo del centenario Sergio Ramos antes de caer en un ejercicio de relajación, que acabó con el gol de Pukki en la única llegada y que deja a la 'Roja' con la obligación de ganar en París tras el empate a un gol con los finlandeses.

Retomó el camino España al Mundial 2014, el pulso a la competición oficial, con un recuerdo en la retina por borrar que agravó pagando cara su relajación. Del exceso de confianza se llega a una situación límite para un equipo que lleva cuatro años dominando el mundo. Del fallo en el minuto 94 del Vicente Calderón a una noche negra en Gijón. Se jugará el pase directo a Brasil en Saint Dennis. La repesca aparece en el horizonte.

Volvió a comprobar que da igual la filosofía del rival, que cuando se planta ante España renuncian al balón. El partido se convierte en un monólogo de la 'Roja'. Ejercicios de paciencia que aumentan el nerviosismo si no se encuentra el camino al gol. Del concepto atrevido que tenía Del Bosque de Finlandia a la hora de la verdad, el conjunto nórdico renunció a todo y se encerró literalmente en su terreno. Cerrojazo en toda regla.

España afrontaba una inesperada final con la obligación de ganar sin sus 'cerebros' Xavi Hernández y Xabi Alonso. Iniesta asumió el mando. Sus partidos son clases de fútbol. Buscó espacios y huecos imposibles por donde colar pases. España necesitaba más de Cazorla en la construcción. Necesitaba su ritmo para llegar con continuidad al área rival. Tanto como el desdoblamiento de los laterales. Un acercamiento de Villa y dos disparos lejanos de Cesc e Iniesta fueron los primeros mensajes.

Villa vivió un emocionante regreso a casa. Eternamente agradecido a Del Bosque por el trato de privilegio que le dio en sus momentos bajos, tras salir de una grave lesión. Dispuesto a devolver todo sobre el césped de su querido Molinón. La maraña defensiva finlandesa le impidió brillar. España añoró su pegada.

Apretaba tanto al rival los españoles que su defensa se plantaba en tres cuartas partes del campo. Por momentos los diez jugadores de campo finlandeses se metieron en su área. El partido se disputaba en veinte metros. Los centros desde los costados tenían dificultad en encontrar una testa española. Había que chutar desde fuera del área. Cazorla se sumó a los intentos. Con efecto. Con el exterior del pie. Mäenpää respondió con la mejor parada a los 22 minutos.

Silva se aburría en banda y se liberó hacia el centro. Cayó a la derecha Cazorla. Las variantes no aumentaron el peligro. Ramos avisó con su primer testarazo, Iniesta lo volvía a intentar pero el partido tenía el mismo guión que el de Georgia. Toda Finlandia por detrás del balón. Ni contraataques podía montar por la cantidad de metros hasta Víctor Valdés. Un disparo de Eremenko desde la frontal fue su único intento.

La posesión de España llegaba a un aplastante 87 por ciento pero las ocasiones claras no aparecían. Del Bosque meditaba dar entrada al 'plan B' en el segundo acto. Ya había metido a Pedro y tenía calentando a Navas y Negredo cuando apareció el centenario Ramos para celebrar sus cien partidos con un testarazo que derribó el muro.

Acababa de nacer el segundo acto, cuando en el 49 el defensa andaluz, remató colocado el saque de esquina de Silva. Ni el gol cambió el panorama. Finlandia mantuvo su 4-5-1 y España sintió que el trabajo estaba finalizado. Buscó goles sin la fe suficiente.

Estaba en todas Ramos, que con un derechazo ajustado rozó el segundo. Había llegado el cambio de dibujo. La entrada en escena de un nueve nato con Negredo pero a España le faltó velocidad. Se sintió superior y dejó de correr. Cometió un grave error.

Se enfadaba Del Bosque por la falta de intensidad y el castigo no tardó en llegar. En una acción aislada, a once del final, un despiste defensivo permitió un centro desde el costado izquierdo y a Pukki rematar a placer. El primer tiro a puerta de Finlandia fue gol. El Molinón se apagó.

Para colmo de males se lesionó Jordi Alba con los tres cambios hechos. Un cabezazo de Piqué, un disparo desviado de Ramos, un remate en plancha de Negredo y un zurdazo de Mata fueron los últimos intentos a la desesperada. En minutos quisieron hacer lo que desperdiciaron todo el partido y España se mete en un lío. Necesita ganar en Francia para evitar la repesca.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.