publicidad
24 de octubre de 2012 • 01:20 AM • actualizado a las 01:54 AM

Adrián Chávez pudo ser de Pumas, pero no le querían pagar

Adrián Chávez pudo ser de Pumas, pero no le queríanHaz clic para ver el video en Terra TV
Adrián Chávez pudo ser de Pumas, pero no le querían
 

El exportero entrenó seis meses con el conjunto del Pedregal, pero querían que firmara sin recibir sueldo, por lo que emigró a Atlético Español, donde debutó. Lo curioso es que se retiró en Pumas en el Verano 2000 al mando de Hugo Sánchez.

México - A Adrián Chávez se le conoce por ser uno de los símbolos americanistas de finales de los años ochenta y principios de los noventa; sin embargo, su carrera futbolística ha estado marcada también por Pumas, y no sólo por aquel famoso ‘Tucazo’ de la Final 1990-91, sino porque la primera vez que pidió oportunidad fue en el conjunto del Pedregal, escuadra en la que terminó por retirarse en el Verano 2000.

Eran finales de los años setenta, Adrián estudiaba en el CCH Sur, vivía en la Magdalena Contreras y fue invitado a una selección amateur dirigida por ‘Chuy’ Rodríguez, en esos enfrentamientos eran ‘sparring’ de algunas escuadras de Primera División: “varias veces nos enfrentamos al Pumas de ‘Cabinho’, Hugo Sánchez, Spencer, además el entrenador era Bora Milutinovic, quien varias veces me decía: ‘Vente con nosotros, acá vas a estar bien’”, señala.

Y el entonces joven portero hizo caso al consejo de Bora, tuvo que presentarse con Héctor Sanabria, entrenó durante seis meses en el equipo y ya era promovido para ser el tercer portero después de Jorge Espinoza y Olaf Heredia; sin embargo, hubo un gran inconveniente: “Nunca fui registrado porque querían que firmara sin darme ni un peso, así que les pedí que me dieran por lo menos para los camiones”, relata, al tiempo de recordar que muchas veces debía pedir ‘ride’ para llegar a los entrenamientos.

Así que Chávez optó por probarse con el Atlético Español: “Me presenté un martes en el Deportivo Leandro Valle, me firmaron por dos años en los que ganaba entre siete u ocho mil pesos, además de que el sábado siguiente ya estaba jugando con las reservas”. Ahí empezó su auténtico andar profesional.

Sin embargo, Pumas se volvería a aparecer en su destino. Después de haber salido del América, pasó por escuadras como Celaya y León, hasta que en el Draft del Verano 2000 Hugo Sánchez lo invitara a las filas universitarias: Me dijo ‘¿Por qué no te vienes conmigo?’, le contesté ‘¿A Pumas? Si ahí tienes a Bernal, y algunos otros porteros’; sin embargo, me pidió que llegara como un elemento de experiencia para ayudarle a algunos chavos”.

“Me encontré a Beltrán, ‘Jerry’ Galindo, Mariano Trujillo, ‘Gonzo’ González, es decir, chavitos de 18 o 19 años, para ellos era algo fuera de serie que yo estuviera ahí porque me vieron crecer como aficionados, incluso muchos le iban al América”, recuerda mientras sonríe, muy a pesar de que ese nuevo paso en El Pedregal fuera igual de efímero que el de sus inicios: “Cuando sale Hugo Sánchez de Pumas, decidí retirarme aunque me quedaba contrato, ya que consideré que no hacía falta ahí”, finalizó.

Terra