Europa League

publicidad
08 de noviembre de 2012 • 05:33 PM • actualizado a las 05:47 PM

El Athletic cae de nuevo y ya solo lo salvaría un milagro

El Athletic Club de Bilbao perdió con el Olympique de Lyon en San Mamés 2-3.
Foto: Efe
 

El Athletic Club ha caído este jueves de nuevo ante el Olympique de Lyon, esta vez en San Mamés 2-3, y queda a expensas de un milagro, una más que complicada carambola de resultados, para no caer eliminado en la fase de Grupos de la Liga Europa, de la que es vigente subcampeón.

El equipo bilbaíno ha vuelto a pagar las dos grandes carencias que está mostrando esta temporada: la falta de acierto ante el arco rival, frente al que ha malogrado un buen número de oportunidades para marcar, y una gran debilidad defensiva que ha permitido marcar tres goles a un rival de entidad pero no especialmente ofensivo.

Los de Marcelo Bielsa, que han vuelto a verse por detrás en el marcador, ha llegado a soñar con la remontada, pero un error de Iker Muniain, no subsanado por Gorka Iraizoz, dio origen al 2-3 y casi a su eliminación de la Liga Europa.

Gomis y Gourcuff adelantaron 0-2 al Lyon en la primera parte; Herrera y Aduriz, este de penal al propio Herrera, alimentaron las esperanzas rojiblancas en los diez primeros minutos de la segunda mitad; pero Lacazette cerró el choque con un 2-3 que terminó con la fe de los locales.

Una colada de Muniain por la banda izquierda, mal terminada, y una volea lejana de Herrera tras despeje de puños de Vercoutre que no encontró portería avanzaron para el minuto 7 las intenciones del Athletic de apurar las opciones europeas que le quedan.

Pero esas dos jugadas también dejaron claro que al equipo bilbaíno le cuesta mucho transformar sus ocasiones en gol, algo que pagó duramente a continuación. Sobre todo en la segunda mitad del primer tiempo y ya con 0-1 en el marcador.

Los centrales Bisevac y Lovren amagaron en los minutos 11 y 13, y Gomis dio en el 22. El ariete francés remató solo en el área pequeña un centro desde la derecha de Gourcuff en una jugada a balón parado.

Tocó a rebato el Athletic y puso cerco a la meta de Vercoutré, que se mostró como un gran portero deteniendo dos duros disparos de De Marcos e Iraola en los minutos 28 y 40. La segunda de esas intervenciones, espectacular.

En medio de esas ocasiones otras dos de Gurpegui en sendos cabezazos en jugadas a balón parado. El segundo, a la corta en un córner, lo sacó bajo palos Reveillere cuando se colaba.

Pero no solo no logró el Athletic empatar, sino que incluso recibió un segundo tanto antes del descanso. Se entraba en el añadido cuando Gourcuff puso rematando en el punto del penal un despeje de Iraizoz y después de un primer disparo de Gomis.

Antes, el propio Gomis pudo haber marcado el segundo tanto de su equipo en un monumental despiste de la defensa local, que le permitió rematar solo en el segundo palo un centro lejano. El balón dio en el palo.

Pero no estaban muertos los de Bielsa. Y lo demostraron a regreso de vestuarios, ya que en diez minutos empataron el partido.

Primero marcó Herrera en el 48 aprovechando un barullo dentro del área visitante, del que salió mal parado el meta Vercoutre, y siete minutos después Aduriz, tras un claro penal de Gonalons a Herrera. El ariete donostiarra marcó su undécimo tanto de la temporada, el tercero en Europa, engañando a Vercoutre desde los once metros.

Ibai buscó el tercero segundos después con una volea, pero un grave error de Muniain en la línea de fondo de su propia portería, donde le robó el balón Gomis. El ariete visitante entró solo en el área y cedió a Lacazette para que marcase con un disparo al palo corto que dejó en mal lugar a Irazoz.

Ese gol cortó las alas a un equipo al que no le supuso nada la entrada de Llorente por Aduriz, un cambio protestado por el público de San Mamés, algo poco habitual sobre las decisiones de Marcelo Bielsa.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.