publicidad
23 de diciembre de 2012 • 03:05 PM • actualizado a las 03:09 PM

Una semana de vacaciones

Los jugadores disponen de una semana para reflexionar.
Foto: Patxi Cervantes.
 

La plantilla osasunista disfruta ya de una semana de vacaciones navideñas, con trabajo incluido de mantenimiento con el objeto que no estén parados los siete días. El próximo entrenamiento está previsto para el domingo 30 de diciembre a las 10,30 horas de la mañana en Tajonar.

Mientras tanto, jugadores, directiva y aficionados asimilan lo mejor posible la inesperada derrota ante el Granada. Inesperada porque nadie creía que se iban a escapar los tres puntos después del buen partido jugado en Getafe.

Pero así es el fútbol en la actual temporada. No hay manera. Cuando se juega bien aparecen imponderables que evitan el triunfo, como ante el Barcelona o en Getafe, y cuando se juega mal no hay por dónde coger al equipo y se puerde con claridad.

No queda otra que pensar en que basta mejorar un poco para dejar a tres rivales por debajo. Ese es el único objetivo. Osasuna está a un punto de la permanencia, pese a ganar sólo tres partidos en diecisiete jornadas.

Queda una semana para cargar las pilas y empezar a ver la botella medio llena. El próximo rival será el Sevilla el 5 de enero a las 22 horas en el Sánchez Pizjuán, con la baja del defensa Arribas por tarjetas.

Los andaluces no están sobrados en nada y se asoman con peligro al grupo de cola. Hay que recuperar el espíritu de Getafe y buscar los puntos para luego recibir a un Real Madrid en barrena a 16 puntos del Barcelona.

Patxi Cervantes. Terra