Champions League

publicidad
20 de febrero de 2013 • 05:15 PM • actualizado a las 05:18 PM

Milan sorprende al Barcelona y lo deja contra las cuerdas

El Milan supera por 2-0 al Barcelona en un mal día de los azulgrana que se complican la eliminatoria

Piqué lamenta el gol del Milan ante la celebración de Muntari
Foto: EFE en español
  • Barcelona
 

Mal día del Barcelona en San Siro. El orden defensivo del Milan se le ha atragantado al conjunto azulgrana (hoy vestido de amarillo), que ha visto como los locales no perdonaban en las dos únicas ocasiones, dos jugadas aisladas, que han tenido para marcar. El equipo lombardo ha dado la sorpresa de los octavos (2-0) y complica el camino del Barça en la Liga de Campeones. Al conjunto de Jordi Roura le faltó intensidad, imaginación -los centrocampistas estuvieron todos desatinados- y, un día más, contundencia defensiva. Hoy, no supo reaccionar a nada.

Dejó sin espacios el Milan al Barcelona. Sobre todo en el primer tiempo, con las líneas pegadas en el último cuarto de campo, incluso Boateng y El Sharaawy, sus extremos, andaban ocupadísimos en cerrar las bandas a Alba y Alves a la altura de su propia área.

Enredados todos en la tupida tela tejida por el conjunto lombardo, ninguna de las estrellas del Barça intentó desequilibrar en el uno contra uno o atacar la portería de Abbiati con algún disparo lejano. La triangulación no servía para nada y, desesperado, Messi probó de arrancar desde la banda, pero ni así. En toda la primera parte, sólo Xavi chutó una vez entre los tres palos.

Cauto en defensa, tampoco logró el Milan inquietar a Valdés a la contra, el área rival quedaba demasiado lejos para Pazzini, Boateng y El Sharaawy.  Aún así, más intensos sus jugadores que los del Barcelona, todos los rebotes y balones divididos eran para ellos. Y de este modo, en un balón suelto, en un rebote, acabaría llegando su gol.

Una manos claras preceden el primer gol

Fue en el segundo tiempo, cuando el conjunto lombardo parecía estirarse una pizca y el panorama pintaba mejor para el Barça. Entonces, llegó el tanto de Boateng. El jugador de origen alemán aprovechó un rechace precedido de unas manos claras y determinantes de Zapata, que amortiguó una segunda jugada tras la falta botada por el Milan. Los muchachos de Jordi Roura se enfadaron muchísimo: ni el árbitro, ni el linier ni el auxilar de portería sancionaron las manos del colombiano y en las protestas, Piqué se ganó una amarilla. A partir de ahí, el Barça se descontroló.

Roura decidió dar entrada a Alexis, sustituto de un Cesc que no leyó bien el partido. El chileno se movió por la banda y como delantero, pero el Barça sólo logró amenazar la portería de Abiatti con un par de disparos lejanos (Iniesta y Xavi de falta). El partido se rompió.

Aprovechó el Milan la ocasión que tuvo, un ataque rápido culminado por Muntari con un chut cruzado desde la izquierda del ataque local que volvió a dejar en evidencia los desajustes defensivos del Barça.

Derrota durísima para el Barcelona, obligado a marcar tres goles en el Camp Nou y a no encajar ninguno si quiere seguir vivo en la Liga de Campeones.

 

Ficha:

Milan: Abbiati, Mexès, Zapata, Abate, Muntari, Boateng, Montolivo, Constant, Ambrosini, Pazzini (Niang, m. 75), El Shaarawy (Traoré, m. 87).

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Puyol (Mascherano, 88), Alba; Xavi, Busquets, Cesc (Alexis, m. 62); Pedrito, Messi e Iniesta.

Árbitro: Craig Thomson. Enseñó tajeta amarilla a Mexès, Busquets, Piqué y Traoré.

Goles: 1-0. M. 57. Boateng aprovecha un rebote para batir a Valdés. 2-0. M. 81. Muntari, libre de marca, bate a Valdés con un chut cruzado.

Terra Terra