inclusão de arquivo javascript

La mala hora de Mourinho | Fútbol y punto
La mala hora de Mourinho | Fútbol y punto

Fútbol y punto

La mala hora de Mourinho

0 Comentario

Jose Mourinho preocupado en la sala de prensa. Getty Images

Cuando el comportamiento de Mourinho nos permitía llegar a pensar en una reingeniería de su mala educación, el luso retomó las malas costumbres y desató, cuando no, otro capítulo oscuro que mancha su imagen y de paso, la del Real Madrid.

Todos sabemos que Florentino Pérez le vendió su alma al diablo, entregándole en bandeja de plata el club más laureado de la historia al entrenador portugués; el afán por parar el desangre deportivo e institucional, generado por la era gloriosa del Barcelona, llevó al empresario madrileño a jugarse el prestigio del Real Madrid a costa de conseguir triunfos inmediatos a cualquier precio.

EL ALTO PRECIO DE GANAR A TODA COSTA

El precio ha sido muy alto, el estilo depurado, de buen trato al balón basado en la cantera, con la caballerosidad y la altura como estandartes, en el triunfo y la derrota es cosa del pasado.

El decano del fútbol mundial vive horas penosas, Real Madrid le enseñó a los demás clubes del planeta que lo importante no sólo era ganar, había que hacerlo dando espectáculo, acariciando los ojos del hincha.

MOURINHO DESTROZÓ UNA IMAGEN DE PULCRITUD CENTENARIA

Mourinho se encargó de pedir la cabeza de los hombres que podían hacerle sombra y se tomó el club blanco. Florentino no tuvo más remedio que permitirle semejante licencia, no tenía otra opción, contradecir a Mourinho era aceptar públicamente que había cometido el error de su vida y habría tenido que marcharse detrás del portugués.

Mourinho no sólo impuso su estilo de juego tacaño al club adalid del buen juego, además lo hizo sin ganar nada importante. Aparte de una liga, los otros dos títulos son menores. Una Copa de Rey y una Súpercopa de España son moneda de cambio en el pabellón de trofeos del glorioso club blanco.

Pero el exabrupto mayor de Mourinho hay que buscarlo fuera del terreno de juego, en sus ruedas de prensa, en sus declaraciones desabridas. Basta ya de la justificación trasnochada de los defensores del luso, que sostienen que el técnico es uno ante los micrófonos y otro en su vida privada.

La gente del fútbol, el periodismo, los aficionados, los rivales, los árbitros, no estamos para hacer de investigadores privados y descubrir si Mourinho es un alma caritativa cuando sale de la cancha, estamos para analizar lo que exterioriza en cada partido, en cada sala de prensa, en cada reclamo salido de tono, en cada frase descalificadora contra todos, incluidos sus jugadores.

En ese apartado ‘Mou’ saca una calificación muy baja y deja por el suelo la imagen del Real Madrid.

REAL MADRID Y SU IMAGEN DEMONIZADA

Los grandes clubes del mundo despiertan dos tipos de pasión en los seguidores del planeta fútbol: amor y odio.

Hasta allí todo perfecto, de eso se trata el juego, para eso están los grandes, para ser idolatrados y odiados. Lo que nunca puede perder una gran institución es el respeto y la imagen.

Desafortunadamente a Mourinho le han bastado menos de cinco años para derrumbar la imagen y el respeto de club caballero y promotor del juego lírico que Don Santiago Bernabéu concibió.

HORA DE PARTIR

Hace ya meses que el entrenador luso trabaja horas extras en el Real Madrid, otro entrenador con el comportamiento del luso y el estilo de juego que el equipo plasma en el terreno de juego, habría sido despedido sin contemplaciones.

El título de La Liga fue el tanque de oxígeno que le permitió a Mourinho respirar, sin embargo, con la Liga virtualmente perdida, un fútbol mezquino y los seguidores polarizados, lo único que lo salvaría al final de la temporada es la décima Champions League.

Las opciones son pocas, el panorama es oscuro, Real Madrid vive horas desesperadas, el club inmaculado está perdiendo lo único que no puede perder y Mounrinho debe decir adiós.

Alejandro Farffann Alejandro Farffann

Alejandro Farffann

Alejandro Farffann es periodista deportivo y catedrático universitario. Dentro de su labor profesional ha cubierto los más importantes eventos deportivos para diversos medios en Sudamérica y EE.UU.




comparte y suscríbete al blog



Sorry, your browser does not handle frames!<a href="http://www.terra.com.br/"> terra </a>

 
 
Leia também X Mal fútbol, mentiras, la Concacaf y el ‘Tri’