inclusão de arquivo javascript

Nunca entenderé el periodismo tonto y oportunista | Fútbol y punto
Nunca entenderé el periodismo tonto y oportunista | Fútbol y punto

Fútbol y punto

Nunca entenderé el periodismo tonto y oportunista

0 Comentario

Messi y Villa celebran uno de los goles frente al Granada. Getty Images

Hay tantas cosas importantes que pasan alrededor del mundo del deporte, tantas historias interesantes que se le pueden y se le deben contar a la masa, tantos protagonistas célebres y seres anónimos que guardan algo interesante en la piel.

Por eso es que no entiendo a los periodistas que escriben cualquier cosa buscando aprovecharse de los aficionados casuales que poco saben del equilibrio interno que se vive en un equipo, sin importar el deporte que practiquen.

En las últimas ruedas de prensa del FC Barcelona, andan medio locos algunos periodistas preguntándole a Vilanova, a Villa, a Messi, a Thiago acerca de un supuesto problema que se quieren inventar para vender humo. Llenan portadas de medios generando una historieta disparatada que no tiene asidero.

Los mercaderes del ‘vendehumismo’ me generan encono y aborrecimiento, es que no importa siquiera si han estado alguna vez en una cancha jugando al fútbol, se necesita un poquito de sentido común y experiencia en el oficio, para saber que dentro de una cancha de fútbol, o de básquet, o de vóley; entre compañeros y entre rivales hay reclamos, gritos y llamadas de atención y ‘putiadas’. Es normal, es parte del juego.

Termina el partido y todo se queda en la cancha, son códigos que conocemos todos los que trabajamos en este oficio.
Quieren inventarse un problema entre Messi y Villa de la nada, eso me genera cólera.

Messi y Villa se abrazan después de un gol del argentino. Getty Images

La respuesta de Thiago a uno de estos periodistas fue fantástica: “nos gritamos porque hay 90 mil personas en el estadio”.

Vamos a contextualizar, una palabra obligatoria en el ejercicio periodístico, que a muchos se les olvida. Un grupo de atletas sobre una cancha, de lo que sea, están corriendo, con la adrenalina a tope, las pulsaciones al máximo, la tensión al orden del día, y estos magos del micrófono y la cámara pretenden que se comuniquen igual que si estuvieran sentados en el sofa de su casa tomándose un scotch. Esto no es ajedrez, ni golf.

Es un deporte de equipo donde hay líderes y obreros, donde cada jugada a favor o en contra puede desatar un momento de éxtasis o dolor, donde se juegan muchas cosas, en lo personal, en lo económico, lo institucional y lo deportivo.

Acaso estos pusilánimes disfrazados de periodistas esperan que en una jugada apremiante, un jugador vaya hasta el lugar donde está otro y le entregue una cartica preguntándole por qué no le cedió el pase a él, teniéndole en posición de remate. Es una mezcla de estupidez y ternura lo que pretenden generar.

A ver si nos dedicamos a trabajar, a ser periodistas y no a venderle mentiras a los usuarios incautos que no entienden nada de esto. Que llevamos décadas metidos en el fango, hemos tenido maestros y fuimos a la universidad para hacer otra cosa.

Alejandro Farffann Alejandro Farffann

Alejandro Farffann

Alejandro Farffann es periodista deportivo y catedrático universitario. Dentro de su labor profesional ha cubierto los más importantes eventos deportivos para diversos medios en Sudamérica y EE.UU.




comparte y suscríbete al blog



Sorry, your browser does not handle frames!<a href="http://www.terra.com.br/"> terra </a>

 
 
Leia também X Mal fútbol, mentiras, la Concacaf y el ‘Tri’