Copa Confederaciones

publicidad
01 de diciembre de 2012 • 09:00 AM • actualizado a las 09:28 AM

Dilma Rousseff: "Brasil tiene obligación de ganar la Copa"

Roussef fue clara en su mensaje durante el sorteo que arrojó los grupos de la Confederaciones.
Foto: AP
 

Durante el sorteo de la Copa Confederaciones, realizado este sábado en Sao Paulo, la presidente  de Brasil, Dilma Roussef estuvo presente y dio un discurso para inaugurar el evento. Afirmó que Brasil tiene la obligación de ganar la Copa no sólo dentro de campo, pero también fuera: "Tenemos que construir las condiciones para una Copa inolvidable, por la excelencia de los estadios, por la óptima organización del evento y por la bienvenida de las siete selecciones y aficionados", comentó.

“Iniciamos hoy (sábado) la cuenta regresiva para la Copa Confederaciones, que Brasil tendrá la honra de acoger por primera vez en junio del próximo año”, dijo Rousseff. “Todos nosotros, brasileños y brasileñas, estamos consientes de la doble responsabilidad en este torneo. La primera es presentar un fútbol bonito, que honre la tradición brasileña”.


Durante su discurso, la presidente pidió aplausos del público al citar los nombres del nuevo técnico de la Selección Brasileña, Luiz Felipe Scolari, y del nuevo coordinador técnico de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Carlos Alberto Parreira. “Aprovechó para saludar a los líderes de dos de los cinco títulos mundiales)”, afirmó Rousseff, con referencia a los dos profesionales.

“Doy mi abrazo a todos los cracks de mi País, en nombre de Ronaldo y Bebeto, también campeones”, prosiguió, citando dos exjugadores y actuales miembros del Comité Organizador Local de la Copa del Mundo de 2014, que estaban presentes en el evento y también fueron aplaudidos.
 
“Nuestras ciudades estarán listas para recibir los juegos y torcedores que nos honraran con su visita. Tenemos la certeza de que nos preparamos bien para realizar un extraordinario evento deportivo. Vamos a mostrar que Brasil tiene todas las condiciones de organizar la Copa de 2014. Brasil es un país democrático, que convive en paz con sus vecinos, tiene una economía fuerte y no tiene una cultura del prejuicio”, concluyó Dilma Rousseff.
 

Terra