Navidades rojiblancas

LORENA GONZÁLEZ
Madrid
actualizado a las 17h45
  • separator
  •  
  • comentarios

Dos títulos europeos, victorias que se cuentan por partidos en el Calderón y 40 puntos cierran este 2012 . Así que nada más ganar al Celta este viernes, Diego Pablo Simeone salía volando a Argentina con la mejor de sus sonrisas. La sonrisa de la satisfacción, del todo va bien, del va a ir mejor. Previamente dejó varios regalos envueltos en el Manzanares: bolas de ilusión, kilos de presión, luces en defensa, sorpresas en ataque y uno de última hora, al mágico Adrián .

1-0. Adrián permite al Atlético cerrar un feliz año ante el Celta
1-0. Adrián permite al Atlético cerrar un feliz año ante el Celta
Foto: Agencia EFE / © EFE 2012. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Ante los vigueses el Atlético llevó la batuta en la primera mitad, con la intensidad habitual que instauró la llegada del Cholo. Llegaban ordenados, sin apuros. Arda brillaba y Falcao se ofrecía como siempre, pero Túñez y Cabral, viejo compañero del Tigre en River, le tapaban impecablemente. Fue sobre todo un duelo zaguero entre defensas que sostenían y empotraban la creatividad ofensiva.

El Celta ya de inicio había renunciado a parte de su criterio
al prescindir de Mario Bermejo y reforzar el mediocampo con Natxo Insa. Sin embargo, los celestes sobrevivieron al acecho rojiblanco de los primeros 45 y recuperaron la compostura . Cortouis vivió el partido desde un tranquilo exilio, cada vez más acostumbrado gracias a los escasos errores de Miranda y Godín, que han traído la calma después de años de intranquilidad defensiva. Aspas añoraba la compañía de Álex López y dejaba huérfana la esperanza celtiña. Un palo de Koke y un remate de Diego Costa fueron las ocasiones más claras del partido.

En la segunda parte el Cholo recurrió al Cebolla , el que nunca decepciona. Pronto se le unió Adrián en ese ansiado retorno con un final aún más feliz de lo esperado. El asturiano aportó frescura, abrió los espacios que él sabe y deshizo el embudo táctico. Su zurdazo a la escuadra en el minuto 77 valieron 3 puntos que ni la reacción posterior del Celta ni la expulsión de Miranda pudieron evitar.

Con mejor fútbol durante toda la temporada del que demuestran sus números, el Celta lo intentaba, pero la colocación del equipo rojiblanco resultó ser inmutable. Con los deberes hechos, lo de ayer es sólo una síntesis del buen quehacer al que nos viene acostumbrando este Atlético de Madrid . Y lo hace sin desplantes, sin soberbias ni polémicas extradeportivas. En el Manzanares sólo se habla de fútbol.

La Navidad marchitará, pero los regalos al Calderón seguirán llegando. A 7 de los blancos y a 9 de los azulgranas, vuela tranquilo, Cholo: contigo el Atleti no tiene fecha de caducidad.


Terra

compartir

publicidad
publicidad